Sobre el uso de las escalas en la improvisación

Cuando estudiaba de pequeño, recuerdo que la misma profesora nos daba todas las asignaturas: matemáticas, lengua, sociales, dibujo, etc. Empezaba una materia y luego, ¡zas!, la siguiente. Y así durante toda la mañana. Ella presentaba la asignatura y nosotros, que tan sólo éramos 7 estudiantes, hacíamos lo que podíamos. Éramos una clase bastante común: diferentes clases sociales, diferentes personalidades, diferente situación familiar y, por supuesto, diferente aptitud para cada asignatura. Por aquel entonces yo tocaba la flauta dulce y la profesora, sabiendo que tenía facilidad, me preguntaba siempre la lección. Pero dependía de su antojo ya que era posible que no me preguntase en las asignaturas que mejor conocía y me sacase a la pizarra en las que era un completo desastre. Ella lo sabía y jugaba con la baza de saber quién era mejor en cada asignatura. Preguntando a unos y a otros hacía que no siempre se respondiera bien a la primera pero que tampoco estuviéramos demasiado tiempo parados en el mismo aspecto, pudiendo hacer pensar a muchos alumnos que no se había explicado correctamente la lección. Era un tira y afloja en el que ella sabía hasta dónde podía llegar y cuál era el mejor momento para preguntar a los mejores estudiantes de cada asignatura. Había momentos graciosos en los cuales un alumno de otra clase entraba castigado de otra aula. A veces la profesora le preguntaba pero el pobre se quedaba tan parado que en seguida respondía otro por él. Ése era nuestro día a día.

Parece curioso que después de tantos años me haya dado cuenta de que pasa exactamente lo mismo con la música y la improvisación. La profesora es el músico que acompaña y decide los acordes (asignaturas) que van a impartirse. Por otro lado, tenemos a los 7 estudiantes (notas de la escala) que, pese a ser los mismos para todas las asignaturas, harán que la respuesta a cada pregunta sea más acertada dependiendo de quién la responda. Hay notas acertadas para un acorde pero no para todos. Cada respuesta es especial porque depende de la asignatura.

Como profesores (improvisadores) debemos tomar conciencia de la asignatura que estamos impartiendo para elegir de entre todos los estudiantes a los que responderán como nosotros queremos o bien, preguntar a los demás y así conocer respuestas que nunca hubiéramos imaginado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s